«Passet a passet es va fent caminet»

Estrella Ordóñez (Castellón, 1998) es una artista visual que opera desde Valencia. Actualmente está cursando tercero de Bellas Artes en la Universidad Politécnica de Valencia. Su trabajo se centra en la experimentación, tanto de materiales como de técnicas. En su obra, plantea dónde se encuentra el límite entre lo real y lo imaginario. Trabaja también con los sueños y el subconsciente, mostrando una serie de mundos propios y colectivos (propios del imaginario colectivo de la sociedad), cambiando su significado y creando nuevas interpretaciones a través de la intertextualidad y del apropiacionismo. En la actualidad está trabajando con el vídeo como herramienta principal, explorando las posibilidades de este medio.

EXPLORADORES

¿De quién es la cuidad? ¿Con qué ojos la vemos? Con esta propuesta, pretendo proporcionar nuevas visiones de la ciudad des de una perspectiva diferente: la de los exploradores.

Partiendo de la idea de la deriva, he colocado por todo el barrio de Benimaclet una serie de pequeños exploradores (con apariencia de duendes) hechos de arcilla. Los he posicionado en lugares que considero interesantes, y a los que no se les suele prestar demasiada atención. Al tratarse de un objeto descontextualizado, obliga al paseante a fijar su atención en él, y por tanto a ver la ciudad con unos nuevos ojos.

  

 

                

ALICIA A TRAVÉS DEL ESPEJO

La curiosidad mató al gato, especialmente cuando éste persigue al conejo. Alicia, guiada por el pequeño animal, se sumerge sin quererlo en las profundidades del infierno de Dante. Allí descubre que no es tan diferente de los seres que habitan en él, personas normales, que transitan de círculo en círculo en el abarrotado metro de hora punta. El mundo maravilloso que le habían vendido, resulta ahora una gran mentira: ¿Puede ser que toda la sociedad esté corrompida?. Durante el viaje, desfilarán ante ella políticos, curas, habitantes del inframundo y otras figuras referentes del imaginario colectivo, llegando hasta el mismísimo Lucifer. ¿Podrá salir del averno o quedará para siempre atrapada en él?

 

Èter

 

    

ESTRELLA ORDÓÑEZ AGUILAR. Sèrie Èter: Lluna diürna i Sol nocturn.

2017-2018 . Tècnica mixta s/ suport rígid de fusta. 130×81 cm.

Mestres.

En esta serie, he querido homenajear a dos grandes mujeres republicanas. Forma parte de un trabajo de memoria histórica que voy a realizar este verano, en el que mediante transferencias intervenidas de las mujeres que vivieron durante la Segunda República Española intentaré recuperarlas y extender su legado.

Las dos primeras mujeres que he retratado son Clara Campoamor y Maruja Mallo. La primera fue fue escritora, política y defensora de los derechos de la mujer. Fue gracias a ella que se aprobó por primera vez en 1933 el sufragio femenino en España, y nos dio la voz que nunca habíamos tenido. La segunda fue una pintora surrealista, considerada como artista de la generación del 27. Fue profesora, escritora, escenógrafa… En general tocó un poco de cada rama artística, además de  estar fuertemente comprometida con la República.

 

Clara Campoamor

 

Maruja Mallo

Cicle

En este trabajo he explorado dualidades. Dualidades de conceptos (madera viva- madera muerta), dualidades de texturas, dualidad de tratamiento de los materiales…
Mi discurso, en líneas generales, trata del valor de la materia como propia materia. Más que buscar formas o acabados determinados, he dejado que fuera la madera la que me guiara durante todo el proceso, sin saber el resultado que iba a obtener.

Al haber trabajado con gubias, el proceso ha sido aún más natural y orgánico si cabe, ya que si hubiera trabajado con máquinas o instrumentos más agresivos habría sido demasiado intrusiva.
Además de todo esto, he intentado sacar la veta de la madera. Más que modificarla he tratado de descubrirla, de sacarla del interior del tronco y de darle más volumen y carácter. Se trata de madera de olivera, que se caracteriza por tener una veta muy irregular y con complejos dibujos.

Con esta escultura quería hablar de ciclo de la vida y de la naturaleza (de ahí el nombre). Este está en continuo movimiento, e incluso cuando creemos que ya se ha terminado la vida, esta nos sorprende y aparece de nuevas formas (como los nidos de los pájaros en la madera muerta de los troncos). La vida, e incluso la muerte generan más vida.

Elegí este tronco en particular porque en él la vida y la muerte se abrazan, tanto de forma metafórica como literal. Está formado por dos ramas: una de ellas está muerta, y la otra viva. Sin embargo, las dos coexisten, y forman parte la una de la otra.

Trabajo final de escultura

 

                          

                                                    

MOVIMIENTO COLGADO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ESTRELLA ORDÓÑEZ AGUILAR. Movimiento colgado. 2018.Metal. 130x38cm